Elisa, sobre su primer cliente forzoso: “Me sentí como una basura”