Una redada en el prostíbulo: “El policía me dio un teléfono donde me podían ayudar”