Elisa, nada más llegar a Europa: “Yo entendí que estaba secuestrada”