Elisa tuvo que mentir a su familia para protegerles de las amenazas de sus captores