Elisa caminó sin comida ni agua a Europa, recibiendo palizas y jugándose la vida