Elisa llega a España: “Esperaba que me dieran el trabajo que me habían prometido”