Elisa, en Atenas: “Yo me sentía como una mentirosa, no me veía como una víctima”