Marcela escapó gracias a una ong