"El dueño del piso donde me prostituía acordó con mi madre que irían a medias"