La reflexión final de Miguel Martín: "Deberíamos aceptarnos como somos"