Los vecinos de la zona más conflictiva de Cornellá se plantean dejar sus casas