La triste historia de los últimos vecinos de Barceloneta: apuntalados y amenazados