El peligroso negocio del alquiler: los propietarios ganan más de un millón de euros al año