Un percebeiro ilegal: “Haces dinero, pero tampoco te haces rico”