Un preso chileno explica cómo se traman los secuestros virtuales en la cárcel