Barcelona sufre la masificación turística que deja dinero y también muchos problemas