Los vecinos temen que los enfrentamientos con los ladrones acaben en batalla campal