Así es el protocolo de atención a una víctima violada por sumisión química