El modus operandi del empresario canario para expropiarles las tierras a sus vecinos