Las víctimas aseguran que la cabeza de la diócesis de Astorga conocía los abusos de la Bañeza