El antiguo mercado de Fuencarral se transforma en un centro de viviendas ilegales