La mayoría de okupas tienen casas en propiedad y aún así no pagan ni un euro de gastos