Luis Troya, a punto de ser alcanzado por una botella tras acompañar a la Guardia Civil a una redada de marihuana