Los galgueros federados culpan a los ladrones de galgos de abandonarlos