Los pujol se presentan como una familia austera en la televisión pública catalana