El doctor Gutiérrez alucina al oír que los estafadores pronuncian su nombre: "No avalo ese colchón"