Un criador de galgos, imputado por el robo de estos animales, gana más de 240.000€ al año