La contaminación industrial y los pesticidas están fulminando la calidad del semen español