Las camareras de piso, en pie de guerra: “Me han pagado 1,25 euros por limpiar una habitación”