La otra cara del turismo en Barcelona: de defecar en la calle al exceso de drogas