Los bajos convertidos en vivienda ilegales se extienden por Fuencarral