Una bahía sin mar y una playa con bandera negra por contaminación: el drama de Portmán