La otra cara de Ibiza: los trabajadores viven en caravanas sin ducha por no poder pagar un alquiler decente