Coria del Río, el pueblo más “intoxicado” de España, sigue pidiendo ayuda