Cádiz, la puerta de entrada del contrabando y los fardos de hachís