Alcohol, peleas, lujo y un cámara agredido… El contraste de un verano en Mallorca