La doctora Joan Watson ya no tendrá que sufrir las bromas pesadas de Sherlock