Otra víctima de El cubo