El policía se planta con tres mil euros