Una parada de tres mil euros