Una nueva víctima de El Cubo