Tres intentos para controlar al cuadrado rojo