El acróbata no se maneja a ciegas