Román sube la escalera a la primera... y alcanza los 3.000 euros