Último segundo, última vida y 10.000 €