La prisas no siempre son buenas en El Cubo