Un pulsador, dos bolas y mucha agilidad