La inocentada de la mañana no suaviza la pérdida de 13.500€