Héctor y Laura se quedan sin su ático en Manhattan