César y Miguel tendrán que seguir ahorrando para su boda en Cuba